BLOG

Cómo diferenciar el sexo de un esqueleto

12 May 2017, Posted by Adrián Carretón in Arqueología, Patrimonio Cultural

Si los restos materiales representan el principal recurso para la Arqueología en el estudio de las sociedades del pasado, no cabe duda de la importancia capital en ese objetivo los restos humanos, los esqueletos.

Lo que todo arqueólogo quiere excavar

El esqueleto es el objeto más llamativo y más requerido por excavar. Todo arqueólogo quiere escavar siempre un esqueleto. Algo normal teniendo en cuenta la espectacularidad de los restos humanos. Pero además de esto, no podemos obviar la tremenda importancia que tienen estos huesos para el estudio de las sociedades del pasado.

esqueleto descompuestoBueno, no sólo los huesos sino el enterramiento en sí. Toda la “parafernalia” que envelve la ceremonia de la muerte está reflejada en las tumbas: el cuerpo, los materiales con los que aparece, la posición y el lugar donde se entierra… Todo tiene un sentido y debemos extraerlo con nuestro trabajo.

Por eso, es de gran importancia identificar las características físicas del esqueleto y analizar el significado histórico de la tumba y el ritual de la muerte.

¿Cómo identificar el sexo de un esqueleto?

Al excavar un esqueleto debemos intentar identificar las principales características físicas del mismo:

  • Sexo: si se trata de un hombre, una mujer o un/a niño/a. Los objetos que le acompañan en el enterramiento y el tamaño del cuerpo pueden darte alguna pista.
  • Edad en el momento de la muerte: cuándo y cómo se produjo la muerte. Esto es difícil de dilucidar en un primer vistazo pero en ocasiones te encuentras sorpresa. En un mega-proyecto en Kent (Inglaterra) excavamos un esqueleto de cerca de 2 metros de altura con las manos a la espalda unidas con grilletes. ¿Puedes montar una historia de lo que le pudo suceder?
  • Apariencia física: también la robustez de los huesos puede guiarte hacia esqueletouno u otro sexo. Algunas partes son especialmente sensibles a la hora de diferenciar el sexo del esqueleto. Esas partes son en las que nos fijaremsos principalmente. Pero no siempre contaremos con todo el esqueleto al completo con lo que deberemos prestar atención a otras cosas. 

Uno de los aspectos más peculiares y que se puede dilucidar desde el propio yacimiento mientras se excava es el sexo: hombre o mujer.

¿Pero en qué debemos fijarnos para averiguarlo?

Bien, si contamos con restos materiales tales como ropa o algunos objetos, quizás podamos identificar el sexo de un vistazo. Pero si el esqueleto está totalmente “desnudo” y lo tenemos que identificar a partir de la apariencia física, debemos tener el esqueleto prácticamente íntegro, que es mucho decir.

La Pelvis

Pero si se da el caso, la principal diferencia entre un esqueleto de hombre y otro de mujer es la pelvis. Hay que fijarse en la pelvis. Hombres y mujeres tienen diferencias biológicas marcadas por cuestiones obvias. La más peculiar es la de la pelvis que las mujeres la tienen mucho más ancha y el hueco  es más profundo con respecto a la pelvis de los hombres.

pelvis

Las Costillas

Otra característica física diferencial entre esqueletos de hombres y mujeres es la caja torácica, más grande en hombres y más pequeña y corta en mujeres (tenemos las mismas costillas por cierto….)

  costillas

El Cráneo

Si nos fijamos en el cráneo, la parte frontal justo en la zona de las cejas, es más prominente en el de los hombres que en el de las mujeres, al igual que el cráneo y la mandíbula. Una parte concreta de la mandíbula que marca la diferencia es la zona bajo la oreja exactamente donde empieza la mandíbula. Esta parte la tienen los hombres más grande que en mujeres.  Pero estos detalles es difícil percibirlos en ocasiones.

cráneoEn resumen, los huesos de hombres son más robustos que los de las mujeres por normal general. Y en el caso de niños y niñas, es mucho más complicado establecer el sexo ya que los huesos son prácticamente iguales.En este caso, tendremos que fijarnos en los objetos del enterramiento o restos orgánicos que acompaén al cuerpo, si es que hay.

Una tarea difícil por la escasez de las referencias por norma general pero que si contamos con esos objetos y un cuerpo relativamente bien conservado, podremos conseguirlo.

  • Marcos Vernazza

    Es aconsejable la lectura de Anatomía Humana de Testut – Latarjet.

    Responder

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies